Ediciones > Año 1957 > Artículo No. 1

Algunos aspectos del problema de la lepra en Venezuela
Jacinto Convit
Mem. del I Congreso Venezolano de Salud Pública y III Conferencia Nacional de Unidades Sanitarias. Imprenta Nacional, pp. 879-901. Caracas, 1957.
REVISTA: Publicaciones - Dr. Jacinto Convit

NUMERO: Año 1957

TITULO: Algunos aspectos del problema de la lepra en Venezuela

AUTORES: Jacinto Convit

RESUMEN: El estudio de la infonnaci{n bibliográfica sobl'e la lucha contra la lepra indica una tendencia tola a considel'al el aislam~nto como la medida básica d-e acción f rente a la cual los otl'os Jli'OcedimientoJ eran considerados como meramente complementarios.

PALABRAS CLAVE:

ALGUNOS ASPECTOS DEL PROBLEMA DE LA LEPRA EN VENEZUELA floc t Jea •tu CúiUJit, Métlico J Dil M •t.erio de SaJ~ :dad y A El estudio de la infonnaci{n bibliográfica sobl&#39;e la lucha contra la lepra indica una tendencia tola a considel&#39;al el aislam~nto como la medida básica d-e acción f rente a la cual los otl&#39;os Jli&#39;OcedimientoJ eran considerados como meramente complementarios. En las Conferencias lnt nacionales de Lepra (Ber lín 1897, Berg( 1909, Stras burgc 1923) sus conclusiom son claras al respecto: a islamiento más menos com pulsiv como base de acción la lucha amileprosa. En la cual&#39;fa Confe1·cncia l nternad.>nal, denominada t V Congreso Internacional •ie Lepra (El Cait-o, 1988), asl como en el. V Congreso ( H.ahana 1948) toda vi:. se~uia predominando la idea de que el aislamiento era la meclida más efectiva en lucha antilcprosa. Sin cmllal·go, ya l!ll el Cairo un paso de avanC(J indudable es e\&#39;idente, f ijándose las J}autas en que deben realizarse las mve.stigaciones e1Hdem1ológ•cas, pautas ést11s que se completaron <&#39;n el V C!>ng•·eso I nternacional. !&#39;ero fué solamente o:n el VI Congreso I nte1·nacionnl de Lepra C Madrid, 1953) en que de manera clara y def•· nieta s~ coloca al aislamiento de los enfermos como una medida complemtntaria de; lucha realizándose éste de mane1-a selectiva. Al considerar el info1·mes del Comité de Epid~miologia y Control recom i~nda como primer med1da la Educación y PropaJ( anda Sanitaria, siguiéndole en orden de imoortancia t:l Conll&#39;OI y Protección de convivientes, el tratan1iento y control ambulatorio de enfnmos, situándose al aislamiento cnmo postulado de lucha en el cuat·to lugar teniendo como hemos dicho, un carácter selectivo; conside rándose flOI&#39; último In asiJ<tcncia socia l y la uwestigación cientffica como postulados también de dicha lucha. En Venewela el aislamiento constituyó prácticamente la única medida de lucha antileprosa hasta J u lío de 1!146, fAcha ésta en que se creó la División de Lepra .. Desde su origen este organismo tuvo como doctrina básica darle prioridad a la lucha a ntileprop a nivel de los mismos focos leprógenos, colocando al aislamiento como una medida complementaria. Fu~ así pues, que la doctrina con que se iniciaron sus labot·es $acó la acción antileprosa del recint.o de las Lepl&#39;OJ<erías, la llevó a la zona de ot·igen del problema, dándole a esta activ•dad prioridad sobre el luslamicnto. Esta orientación determinó la inversión en labores de campo, pr áctica mente, todo el esfue1-w económico que se ha venido lo({ranlto desd(&#39; la iniciación de las actividades ele la División de Leora en J ulio de 1946. En d icha (~ha Cué cn .. ada la IJi\•isión de Lepra del Ministerio de Samdad y Asistencia Social con objeto de ilwcstiga•· la maJ(llitud del problema .etc la lepra en el pa!!l, así eomo d<&#39; aplica•· las medidas n~c(&#39;sarias paru su contt·ol y J>OSiblc enadicación. Antes de csn fecha el conocimient.cJ de la endemia se basaba únicamente en la in· formación sobre el lugar de origen de los enfermos aislados en las L.epro.seriu Nuc:io· nales. · Esta información sólo permit!a sospechar la existencia de focos end\imico:s importantes en los Estados 1·ác:hira. l&#39;ltérida, Trujillo, Suc:1·c y A ragua. (En l936 el Ur. Martín Vegas estimó el númerG de enfermos de lepra del país entre seis > ocho mil) . . A fin de cumplir el Jlrimer obj ct h·o señalado antenor rncnte Sé c1·~ el O•spenSllno Central en Carneas, destinado fundamentalmente a preparar el personal nec:esu1·io Jlara las invcstltraciones epidemiológiMs, así eomo aplicar las medidas necesarios de control, n-quisito indispensable fJa ra rcali7.ar la doctr1na inicial que como !le dijo con· slstió en llevar la lucha antileprosa preronderantomenÚ! a nivel de los focos leprógcno3 mismos, reservnndo para los Sanatorios Antileprosos un papel complementario de tal acción. Con la serie de seccioneS agregadoa al mencionado Oispeneario Central se Comtó el orl)Jlnismo central constituido J>Or: . a) Oirec:c:ión y Oficinas anexas del Archivo Cene•·a b) R~istt"&#39; (:(:ntral de Enfermos. Registro Central de Contacto!!. d) Regist1·o Central llimunobiológico. Servicio Socia l. f ) Dispensn rio Centt&#39;a l. s:d Laboratorio de Ristoratolo¡rta y Bacteriología. Además de este organismo eentt·al la Uivisión de Le¡lra c::t.A integrada ¡lOr: J •-Los Servicios A nllleprosos Hesdoua les <¡u e ejc1·cen !lus funcio nes a tra vt\s rl,. los Dispensarios urbanos y nH·alcs, como son: Propaganda Sanitaria, control y t rata· miento de enfermos, conh·ol y protección de contactos , invest igación epidP.miológica, vacunación BCC masiva a la población ¡tcneral de su área de trabajo, vacunación RCG aplicada anualmenÚ! y durante .¡ años SCA&#39;Uidos a la población de O a 15 años de su área (esta actividad la realizan solamente 12 Servicios) y asistencia social. El persontll de cada Servicio catá formado por un Médico Leprólogo (t iempo in· t<"gral), un Jnspeetor, personal auxiliar de enfermería, persona l de vacunadores en los 12 Servicios Antileprosos que es~ún inc:luídos en el plan de vacunación BCC a la población de O a 15 años. Algunos cuentan con Secretana, 1&#39;rabajadora Socia l Y Oc· mostradora del Hogar Campesino. Estos Servicaos A ntileprosos, e l 1wimcro de los cuales inició sus labores a comlen:w de 1!.1-t7, han sido creados progresi,·amente con objeto de a·ealizar las acti,·idades arl&#39;iba señaladas en tu d iferentes zonas lc¡n6genas del país. En la actualidad e xisten 20 de ellos distubuldos en los Estados Táchira, Mérida; Trujillo, Lara, Zulia, Aragua, Cuarico, Mira nda, Anwáte~ui , Sucre, Nueva Esparta, Bolivar, Apure y Barina.c:. l)i· chos Servicios han realizado una notable labor epidemiológica al haber efectuado cen· sos leprolóR"icos (lue han abarcado prcdominantomente en á1·eas ,rurales 827.914 pcr· SOn!lS. AWVNOS A.SPtcroS DI!L NtOBL&liiA DE LA LEPRA 881 lAs encueataa que llevan a cabo pueden se1· catalogadas como de naturaleza intermedia entre las intensiva.a y las ex tensivas, tal como .fueron definidas por el IV Congreso Internacional de Lepra (El Calro, 1938). Son intensivas en el sentido de la búsqueda a tondo y especffico de lepra, pero no lo aon deade el punto de vista de otras invest.igacíones complementaria11 (JUC el mencionado Congreso consideró deben realizarse conjuntamente. --f· Un censo de leprA tal como se realiza en Vene7.uela se efectúa de la manera siguiente: a) El Inspector viaja previamente a la región que va a ser investigada, rea.liu¡ un catastro familiar .a la población y solicita toda la información local disponible sobre la enfermedad; b)&#39; Luego el Médico Lepr6logo visita la región y prepara el am- • biente para la mejor realiucl6n del trabajo que se proyecta, efectuando de manera intensiva labores de propagonda sanitar ia , haciendo rtuniones con lo.s maestros de la localidad, personu infl~:~yentes, autor idades ci\&#39;iles y ecle.siáaticas; luego se dedjea a divulgar por medio de una unidad con altopaa·lante la utilidad de las labores que se proyecwn; e) Posteriormente el misn1o Leprólogo practica el examen dermatológico de toda o de la mayor parte posible de la población tanto de los centros poblados como de los caserfos, sometiendo todos los casos diagnosticados clinieaJnente, ast como todos los sospechosos a las investigaciont1l complementarias siguientes: Examen bacteriol6- srico. prueba a la lepromlna, histaml no-reacción y biopsia. Paralel amen~ al examen dermat41~ico se practica a toda la población examinada prueba tubercultnica con PPD ele ;) U. cuya lecturn a las 72 ho111s determinará quienes serán vacunados con BCG. Cuando la encue!ta rc"cla que el problema de lepra en una z.ona dada es de imt• ot1ancia, el Ser\&#39;icio establece un Dis¡H!nsario que será &#39;&#39;isitado periódicamente por el !Apr61op;o y constituirá el centro de actividades antileprosas de la zona . Para Julio del pa·e~nte año cxislian 175 Di spena:~rios de esta naturalna. Se proyecta extender las acti"idades de in"estigación >&#39; de control dP campo a los Estados Yaracuy y Portu.~¡,&#39; lle&a, donde existen ronas lepr6~tenas no estudiadas tOOa\&#39;ía. Sobre las actividades dispensariales someramente describiremos las referentes a control )&#39; t.ratarnient.o de v•(ermos, así como el control y protección de contad()$. En lo que a enfermos se ref•c•·e su control se rt>alita semesiTalment c· como Mini""&#39;" t y su tratamiento a base de DOS ,..or ,.¡a oral. Para los cont.actos el control se realiza también semestralmente como &#39; lli11imttm, efectuándo~ su pt·ot.ccci6n además del a islamiento de la fuente de infe«ión en caso de ser ésto posible con vacunación RCC para loa Mit.sudas negativos o débilmente positivos sea cual fuere el reaultado del Mantoux. El número de vacunaciones BCG est.á subordinado a In positivi1.ación del Mitsuda y solamente 11i después de la ses:tunda &#39;&#39;acunaei6n el Mitsuda permane((&#39; ne~tativo (caso raro) se considera al oontacto como un enfermo eri incubación o latencia y 8e le somete a t ratamiento sulf6nico. z•- Los Sanatorios AntlleJH&#39;OSOS Nacionales de Cabo Blanco y Providencia destinados a la hospitaliución de casos infect&ntes y de casos inválidos por secuelas tróficao;. La capacidad de ambos Sana(A)rios en conjunto es do 1.000 camas. Actualmente el Hospital de lepra ha de,1ado de ser el anti~uo asilo para transformarse en un verdadero Sanatorio con todos sus atributos. 3•-La Casa-Hogar "San Juan Rosco" destinada a interna•· temporalmente a los nii1oa contactos Mitsud~a negativos con objeto de practicarles la vacunación BCG a fin de obtener la JlOSitivitaeión de su Mltsuda y además a resolver el problema de los niños contactos en estado de aban!lono !101&#39; la hosnitaliueión de su~ nadrP;; 882 l OON&#39;Cti:$0 \"f:N&ZOLANO DE SALUD PUBUCA • PREPARACION DEL PERSONAl Como se mencionó anteriormente una de las .funciones básicas de la Div1sl6n ha sido la de Educación Sa~itaria que ha consistido en: 1&#39;-Formac.ión de Médicos Lepr ólogos por médio de cursos de seis me4Cs do duración. Hast.a el presente se han realizado 7 Cut·sos de los cuales han egre8o.do 35 U! prólogos. ~-Entrenamiento básico a los médicos rurales de los focos leprógenos. ~-Ampliación de conodmientos en el Curso para Médicos Higienistas, Directores de Hospital y Curso B~ico de Sanidad Rural. 4•-Cla~s t.eórico-práctieas semanal a los estudiante11 del 6• Año de Medicina que hacen su pasantía por la Cátédra de Clínica Dermatológica y Sifilográfica de la Universidad Central. 5•-Cursillos para personal auxiliar. MATERIAL Y .METODOS El material que de seguidas estudiaremos se divide· en: a) Enfeonos y b) Con· tac~. Enfermos La información básica sobre este material fué obtonida del Departamento Centnl de la División, Sección Registro Central de Enfermos, material éste proveniente de los Servi~ios Antileprosos Regionales y de los Sanatorios AntilepTosoa Nacio-nales. En totalidad se estudiaron 8.732 fichas del mencionado Registro Central que comprenden dos eategorias: a) enfermos encontrados por los Servicios Antileprosos, dados de alta )" salidos sin permiso de los Sanatorios Antileprosos Nacionales, )&#39; b) enfermos hospitalizados en los SanatoTios Antileprosos. En la c.ategoria de dados de alta y SAlidos sin permiso fué necesario establecer un limite arbit rario de edad (60 años) por encima del cual tales casos fueron excluidos. Esta distinción tan azbltrariA cstil sujeta a criticas pero era la única manera de llegar a una ci fra. más o menos aproximada a la realidad. Teniendo en cuenta las categorías de enfermos arriba enumeradas tenemos lo siguienu: Enfermos encontrados por los Servicios Anti~prosos, dados de alta y salidos sin permiso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7.878 Enfermos hospitalizados en los Sanatorios Antilcprosos Naeionales . . . . . . . . . . .. .. . . . - . . . . .. . . . . . . . .. . . . 854 Total 8.782 Con la iniormaci6n mencionada !obre enfermos se procedi6 a la tabulaci6n siguiente: Lugar de nacimiento, sexo, grupos de edad, profesión, antecedentes de lepra y forma cllnlca. ALGUNOS ASl&#39;ECl"&#39;S DE:l. PROIU..l:&fA DB LA LE.PRA 888 ENFER M OS La totalidad de los caso:~ de lepra (8.732) conocidos en Venezuela para el 1• de julio de 1956, npnrec~n en el Cuadro N• lA, especi!ic:ados por entidades federales de origen, según la forma cUnica y discriminados en hospitalizados y no hospitalizados. De la d íra mencionada 211 son extranjeros. Todo C82o do lepra se refirió a su h~gar de nacimiento como origen de su afecc.ión debido al concepto clásico de que la lepra se adquiere en los primeros años de la vida, siendo además ésta una etapa en que el desplaMmiento es m[nimo. Por otra parte es la única manera práctica de ubicar el sitio donde se adquirió posiblemente la e.n! ermedad, tenido en cuenta que siendo la lepra una o.!ección muy crónica, con largos periodos de incubación y latencia la determinación del lugar donde u adquirió lA in!ec. ción es prácticamente imposible de una manera general; agregando a esto la frecuenciA oon que el enfermo ignore la fuente de su infección. Del m·encionado Cuadro I en lo referente a enfermos hospitalizados y no ho.spita· !izados tenemos que en el grupo de hospitalizados predominan de manel"&#39;a notable el tipo lepromatoso que llega alrededor de 86%, lo que es perfectamente expllcable porque en ese tipo de lepra es que se necesita más frecuentemente la hospitaüzaei6n, tanto por sus características cUnico.s como por la frecuencia de fen6menos reacc:ionales en el curso del tratamiento. Cuadro N• lA. - TOTAL DE ENFERMOS EN VENEZUELA DISCRIMINADOS SEGUN LA FORMA CLTNlCA Y DIVIDIDOS EN AISLADOS Y NO AISLADOS • Jlo~piUihz.ndo ~o h<Js¡ritnh7.nrlos • • &#39;-&#39;· 11&#39;• ~ J4~ ., .,..,~, ... ,..,(,.&#39;1• r; dt• llospit:lliz:Hlos . 18,10 21.58 ...,. .." 2 ) La enorme diferencia que se observa entre 1~ dos grupos (hospitalizados y no hospitaliudos) pone en evidenciA el papel preponderante que en nuestra organización antileprosa desempeña el dispensario. DJSTRIBUCION POR SEXO. De los 8.732 enf ermos, 1).683 son varones y 3.0·19 hembras, es decir, que hay 186,4 del sexo masculino por cada 100 del f emenino. I..a fr~ucnci a rel ativa de los varones por cada 100 hembras y para cada tipo de lepra ea la siguiente. (Véase Cuadro N• U ). Lo que indica un mayor ataque del sexo maaculino para todas las formas de l~pra ; ataque &te mayor que en las otras formas, para el tipo lepromatoso. DISTRIBUCION POR FORMAS DE LEPRA. Si nos referimos a l& cifra global de casos conocidos para el 1• de julio de 1956, es decir, ·a.732 encontramos que 4.060 ~ 46,5% son del tipo lcpromatoso, 2.188 -b% del tipo tubcrc:u loide, 190- 2,2% del grupo Dimorfo y 2.344-~6,8 % del grupo Indeterminado. En la gráfica N• 1 se pueden observar tales hechos. 88, 1 CONGRESO VENEZOLA!\10 DE SALt!D PUBLICA •• Señalamos el porcentaje elevado del tipo lepromatoso que sumado al grupo Dimorfo llega a un 48,7% ; a lo cual podríamos también agregar los casos del grupo Indeterminado que puédan sufrir la transformación lepromatosa. La cifra de 48,7% par&#39; las formas Lepromatosa y Dimorfa ya mencionadas nos induce a pensar que la endemia leprosa se encuentra en período activo. DISTRIBUCION POR FORMAS DE LEPRA Y POR GRUPOS DE EDAD. En 8.~98 casos en los cuales hubo datos conjuntoa sobre !orm.a de lepra y edad. En el cuadro N• 111 y gráfica 11. Podemos observar que en el grupo de O-lO el número de catos lepromat.osos es peqceño, siendo mayor para el Tuberculoide e I ndeterminado. El número de casos crece rápidamente en los grupos siguientes de edad y llen a su máximo en los tipos Lepromatoso y Tuberculoide entre los .(0 y 50 años, siendo para el grupo Indeterminado entre los 20 y los 00 a fios. Podríamos decir que la medicina para el tipo Lepromatoso so encuentra a los 42,27 años de 39,17 para el tipo Tuberculoide de 37,21 para el Dimorfo y de 35,49 para el Indeterminado. CuAdro N• 2. FORMA DE LEPRA EN VENEZUELA PARA EL 1• DE JULIO DE 1956, CLASIFICADAS POR SEXO 1 F.I&#39;HOMATOSA Tt IIF.RCCLOJUF \" 11 • • ToUII \&#39;/ 11 •~ -< • 2.825 1.23¡¡ • 4.0GO 100.228,7 ,. . ~~,.- 1.21i!l G!l 2.]83 146,0 \ llTOnPS , • 11 •·•ut.rns Total • • • fJJlt!OIUA , 1" ))1-:Tt-:RM 1 N A I>A 109 1.480 81 !!G4 190 :.!.34 1 13~,G 171,3 TODAS 1 A~ FOH~IA~ •. ms3 3.019 V 100 186,4 - ~- -? lf AI.Ct&#39;r\OS ASI&#39;};(;TOS 0~:1. I&#39;ROBU::\1.\ rn; 1~\ IJ:I&#39;R.\ - Cuadro N• 3 FORMAS DE LEPRA EN VENEZUELA PARA EL 1• DE JULIO DE 1956 CLASIFICADAS POR GRUPOS DE EDADES t orm.1s eh· Lepra • • • 1 0-9 w- t):w -•}·9 :m-~!~1&#39;40-49)50-:l9 60-lj!) 70 y - Lcpromatosa • • l 111 1&#39; ; :3 GHi !ltiU 11 .042 Sl6 -?6~&#39; Tuberculoidc • • • ;.;{ 2.16 il2 [ 43-1 sas :HS 152 Tlnnurf a • • 6 2·&#39; a a 11 36 28 ll Iudctcr minada -- • • ;,. ., ar,:~ 471 4!\2 3í5 330 160 l l 1 Total{·s • • 124 81G 1. 5:3:~ ) .887 11.9!11 1 1.492 590 PREVALENCIA DE LA LEPRA EN VENEZUELA PARA EL 1• DE JULIO DE 1956 lO!l 71í !J 261 El cuadro N• 4 y la gráfica III muestran el número de casos de lepra y el coeficiente por t.OOO habitantes para las diferentes Entidades Federales. Dicha prevalencia es muy cercana a la realidad en las. zonas donde la investigación epidemiológica. se ha hecho intensivamente pero no en otros donde ha tenido un menor desarrollo o dond~ no ha comenzado. El heeho de que en est.a última categorfa (Estados donde no se ha comenzado la investigación) presenten desde ya una prevalencia más elevada que otros donde si se iniciaron dichas labores, nos induce a pensar que en el futuro el cuadro presentado cambiará indudablemente. Hullas éstas salvedades y estudiando de manera comparativa dicho coeficiente según IIUJ zonas del País, encontramos que los Estados andinos y Apure, juntos, representan más del 50% del,pr"Oblerna leprol6gico del Pais. CONTACTOS l..a información básica sobre e.ste aspecto del estudio versó sobre 26.758 contactos de todas las formas de lepra, lo cual da una relación c.ontacto-enfermo de 3,06, es decir que actualmente los Servicios Antileprosos ccntrolan 3,06 contactos por cada enfermo conocido. De este total véase cuadros 5 y 6 y gráficas 4 y 5, 14.205 son contactos de formas Lepromatosa y Dimorfa y 12.548 de formas Tuberculoide e Indeterminada. El crecido número de estos últimos se explica porque en el medio rural se observa con frecuencian que un contacto catalogado como de formas Tuberculoide e Indeterminada lo es también a la vez de Lepromatosa o Dimorfa. (;ua:Jro N • 4. ::!J.ASlFJ.C.ACION DE LOS CASOS rm J.EP!\A HASTA EL 1• 1.>1: JUWO UL 1:.150, E:SPECJFICADOS SEGU:-: LA li:NTTIJAII r&#39;EUJmAI, DEL UJCAR Dt: :-.IACI lrD E:.:TO Y COE FlCJ.~N l t::S l&#39;OR 1.000 HA UJ &#39;rA.!\Tl;;S H ¡.;sPF;CTl\&#39;OS I.UGA 1{ ~~~~ NA(&#39;l MI 1~:-11&#39;0 ( J) - Di&trit(} FNil•rnl • • • • • .. • • • F:~t~ldo .\m()titoR&#39;Ui • • • • • • • • • • F. &#39;!tu do A IXIr•&#39; • • • • • • • • • • • f:.o;t.suio A n$rlll\ • F.ootslit• Uu rtnn .. • .. . . • • • •• F. &#39;i t JHll&#39;l Htt~Í\·nt" F. ;ln<lo Cf\rnb•>h? . . • • • • • • • • • • 1-:;tatJo CoJc,J~.., .. • • • • • • • • • •• F.-.tnrlo 1-&#39; a c6u • • . . • • • • F.otadv vu.irltO .. . . . . . • • Estarlo l..nrts • • .. . . • • .. • • • • Estado M (:rl(lu • • . . .. • • • • • J::stado ~hmnda • . . .. • • .. • • • • Estado ~l onagliS •• .. . . • • Estv.do xu~\&#39;11 1-:spa rta •• • • • .. P. nado l &#39;01lugucs3- • • • . . • • .. R>ttulc• ~lltl&#39;f> . . .. . • • • F.,tndo Táchim . . • • • • • • • • • • • P., tndt TrvJi llo • • • • F...clndo Y lli&#39;UC:U~ • •• • • • • • . . Estudu Zutitl .. . . . . • • • • Territorio ~&#39;l&#39;ldcrnl A mawnas •• TcrriLorlo fo&#39; Nll·rn 1 De:ltn A m.&#39;\ e u ro J·;xtenor • • • • • • • • • • • • • • • 1 ~moradn • • • • • • • • • •• Repúb!icn d(&#39; V N1<&#39;7.1lela . . • • •• • • • •• • • • • • •• • • • • • • • • •• . . • • •• • • • • • • • • • • • • • • •• • • • • • • • . . • • • . . • • •• • • • • • •• • • •• • •• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •• . . • • . . CASOS n t·: l. ¡;; P lt A (2) [111 78 --z .l;l" 27S 111 2)3 10~ 1: -U llS 675 9M 42: -•)·. 189 53 346 1.71i8 2.016 ~(l • 333 L ~ -&#39;> l .&#39; 23 S.7:\2 COEPIC&#39;I JmTg T&#39;OH l.OQll 1( A 111 T Ai&#39;>:1&#39; I:S ll,l:i O,tlj 5,511 1 ,2. 1,23 l,H v,3:> 0,2i 1,6 O,G; 1,73 1,3S 1 ,3~ O.l~ 2,3h 0,3~ 11,06 5 ,20 -t ,..-,).•) 11,29 (),48 o.a 1 n .1 1 Uil .LCUNOS ASPECTOS Ol:L PROBLEMA DE LA U:PilA 887 Otro hecho de illt..cr~s a nuestro entender es, la posible transformación de los ca.sos Indeterminados o Lepromatosos o Dimorfos con el con siguiente catnblo de la sltuaJ ci6:n del contaeto. • En lo que l&#39;espect.a al tipo de contacto (domiciliar y ext.radomicilíar) fuera de 199.t perso}&#39;las en las cuales este dato no está consigrtado en las fichas r~ctivas, tenemos 11.080 contactos de casos Lepromatosos o Dlmoríos de tipo domiciliar y 2.215 oxtradomieiliar, siendo para. las formas Tuberculoide e Indeterminada de 10.867 para los )lrimeros y de 1.005 para los segundos. El hecho de haberse observado casos nuevos de lepra en contactos domiciliares de las formas 1&#39;uberculoide o I ndeterminada, así oomo entre las extradomiciliares de Lepromatosa o Dimorfa, nos induoe a pensar en la posibilidad de que las formas llamadas cerradas tengan también potencial infectante aunque en un grado menor que las abiertas, asi como tatnbién, que el contagio se puede realizar no solameJJte a nivel del domicilio donde la convivencia san<renferm.o lo hace factible, sino en forma de contagio por contacto mucho más corto como la que se realiza posiblemente en los cxtradomiciliares. Actualmente está en desarrollo una investigación sobre este punto. Porce"t~ je o• I r.~ d l f•r~,t~s fo~s ~ ~ Leo•a obs~~Pd~> en \&#39;en~zula.h.J\TS ~1 !2 ~ ;~ l l o ~e l95t. L«pra Leproaato••· . . Lepra Tel>otceloo d< •••• , Lepr t d• • orfa ••••• .••• • L--------------------------~---- 888 f CO!\"GRESO \ 1::!\"J:::ZOL \!\"() m: :l.\ J.I"IJ r1 lii.IC 1 ..-.. • e .••. e: • "" ~ ... .. ~ .... , -• o ~... -- -.o. •• • .~: -• 1 •• .. " .., &#39;C ~ • 1 "&#39; .. - • o ~ ---..w. .o- " ~ - ? &#39;C) Q . ., ,•.• " &#39;l> - &#39;CI -00 .. ft t. f - .~., u o "o&#39; ~.. t. ~ ~ ~ .e; a> ... ~ <> ¡_!..~..:.:: - {( Q ... w ~ "&#39; ?: .... o o ..... .... .. .¡ -. - - ~ .. " "o&#39; -- ".•.&#39;• ..o ,, o - ,.. - .. ~ .,... .:>, .•. • ~ > e .~. .u. -• ~ ....... .. &#39;O • ~ ~ . - "&#39; o !l w • - .•. ~ -•-• .o..¡ -• ... ..) --- ] • -•-- -•-o -.•. -.•. . ••- •&#39;Q • - \Uil ~OS ,&#39;l::J&#39;t:C.."&#39;l&#39;OS f~l.. l&#39;ROBLt;)IA m; t~\ U:I&#39;I&#39;.A Ca~, 4t! l rora COIIOCidot 1:<1 V~e.tll!ll l>,uto ol 1-1-56, por cada nil hl\bl &#39;""ta$ ti 110~ (M 1 d"$ F&#39;~aral t.L FodarooJ .. TrtaJallo •• •.••••• .. ,., .. Tlc••ro Wlro l • . . . . . . • • • • •• l • r• ..... . . f e lcO. ... Roll•u lla ruda • 4r •r•• ... ... ... .. ..... . • • • • • • • •••••• ....... 8-& &#39;._ o• • .. • • • • • • • • • • s. t ,.. • Gu &#39; n eo Z.lo • · • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • ••• c . r. bobo .. Percs;c•• ••· • ••••• ••••• ..... . ...... .. . .. ... . •y...,.. e,,.. ,. ...... ...... . • • • CoJ •lu ...... . o,.,,,,o , ...... ~,. · 1 lito., • • • • . . • • • O.l&. e• A.IC.I&#39;O •• •• o 1 S &#39; 7 1 1 1 • 1 • 1 1 1 v •••••• • •......•.. 1_.___.__,_.._ _. 889 Cuadro N• 5. TIPOS DE CONTACTO PARA LAS DIF&#39;ERF.NTES FORMAS DE LEPRA ESPECIFICADOS POR GRUPOS DE EDAD Y SF.XOS. PARA EL 1 DE J CLIO DE 1956 LEPROMATOSA Y DIMORFA - ·-- - - -- - -·- - Tipos de C.on t ftctos Totnlco 1 o . 4 1 [, - !• 10 • u 15 • 1~ -.,O ..•.t: ) SI) y + lg-r.or•uln t 1 . - - ·--- . ------ -· - -· - - - - - -· 1 &#39; 1 1 1 1 C..nmnl V 11 v¡H V 11 V H V H \&#39; / ~ V JI V 1 11 -- 1 - _. ... - - - -- - - - j-- -- Del Oomlc :uo . . . - 1 LOSO 4.!127 6.163 38:! a.·,o_ 793 775 G"•~• 708 f.Or ¡ it.C íll8 1.101 1.313 1! !.12? 318 37 &#39; E~tmdomilit\rÍo • 2.215 !.OH 1.171 95 liC 176 2or. 1 ~5 160 95 1 !32 1 :!0 158 ·~->6 2~!) 175 133 Se i¡¡:norn . . . . . . - 910 434 476 21 25 TI ol c.; ~~ ~0 1 48 G~ 7r. 1 1 ~ 1-1; 69 67 - -- - · -- - - - - --1- -~- - _ 1 T nt nle• . • - . - 1-1.205 MOS 7 .81)0 r.o 1 <91 !.046 11.051 8-12 j !122 \ ?Gt j S94 991 1.3361 !.713 2.5 1~ 561 1 574 &#39; 00 <O o 1- 1 ..-: e z -:-. ~ :o; ~ ~ ~ :-.: :,.: :&#39;l t; ~ :/. o ~ ~ &#39;ll -;.:.. ::: ~ .., e: e= -t"&#39; ¡ (": )o Cuadro K• 6. TIPOS DE CONTACTO PARA LAS DifERENTES FORMAS DE LEPRA ESPECIFICADOS POR GRUPOS DE E DAD Y SEXOS. PARA El. 1· DE .Jl"I.IO DE l l~iífl ,_ · =· · · - ··-- JQI&#39;:¡¡il¡ ... TtJDEnCtrLOJOr: E 1:-IDE&#39;!ER:O.t!NADA 1&#39;lPu• de Contl\t~o• 1 Túhd•• 1 o .• ~ • fl ] 11 • 1-1 1 t :. • 19 1 1 :!(t • 2!l 1 3•} y 1 l;(n<&#39;rn•ln ---- - 1 1 ~--·- - · 1( 1 1 1- ,.. ·-- ~- 1- - 1 1 1 1 1 ( ;!.:11\&#39;t Hl V JI 1 V 1 JI 1 V I 11 .... , H 1 y 11 \&#39; ¡¡ V 11 • \&#39; 1 )( • 1 --- --·- - -- ,. ---1 - ; SS ¡&#39; f>2~ \ - -¡ ~1 Do m ici lln . . . l fl . .:tfi":&#39; ·. . 1: 1:? 1: .. a ~ 1 ~ 2, J~:? 8:!11 7~ ; ¡z 61\J &#39; ~~· :J6S 1.3·1 ~ 1 l.6Z3 <!.5 6 6 1 ~ :¡.; 1 1 b:.x lrndvn• i lít1 riv 1 .&#39;lo.:, 101 ti l 1 1 ·&#39; :t ! •i·1 1;11 .- ... 371 .;o !Á~ ~? 1~ :t 1 r. l &#39;lO 75 1~ Se iJ,:no:n. . (:7 ·: ~-;.) JO&#39;· l:? 3. 1 ... . . . . -· , 1 3,&#39;j 36 32 :lO 38 3:> 6~ H 1: . ~1 •&#39; 1 !li ·--¡ &#39; &#39; 1 - 1- ¡-- 1 - -¡ -·- 1 - - --- - -- - - 1 T o1stl•• . . . . . 1 l :!.:, .to\ :,..S!&#39;3 1 ,;,,¡,;¡¡ 4 Q.·¡ 1 r. ~ ~ ~fl! 1 s·•>• orJ 1 &#39;~ -1 ~ m ¡ Llr. 1 CS& t. Si 11.0n ! :.ron U9S 79~ 1 S I ~ -- -S: -• .• &#39;/. .e, :... f-l&#39;. ~ ó &#39;lJ .--o.:;.; • -- .-. ~ --- -.. &#39; -" :;. --- • "&#39; :~- ~ - 00 o A -- 1 CO~CIU:SO \t;NL&#39;ZOLA~O DE SAI,\:0 l&#39;l:8UCA CGU CTOS O" Lfl&#39;P.A l.EP110->U&#39;ro$A T 01 ORPA EN ; tzUCLA ESPI:CIP!CAOOS POR GR trfOS OEC~AU:S DE EllADES DURANTe ~~ ~~~10 1947-1956 N• de Cor:tac~oa· ).~ r------------------------------------------r 2.800 / &#39;-~ 1.600 • t--- 1100 • • o . .. . . ~ • • -. ~o Crupoe d• · ~ · dtl t.u•!td!l 60 70 • • Contacto• ~oo • ctl tR r t o&#39;• ~---------------------------------------~C~o~nt~a~c~t~o~·~·~·~t~ro~~~~o·~t~c~1~1~to~~r~to~•·~~-~-~-~-~-------~ ALCVSOS ASI&#39;&CTOS 11t:t. rEOIJI .. EMA DE LA LEPIU CQN&#39;iAC&#39;ro.S D! lDRA ~tr..OlDt t llo&#39;DS&#39;!t.&#39;l!<tnl». E:lf Vt!IEZ~ ESW.CI1TCAD<&#39;S Kf&#39; ORU&#39;i&#39;O.&#39;) Dml&#39;liA.i;.1S nt tll.ADES Dl.IRJJI&#39;tf ZL DEtBll!O 1947-1956. }~ ~--------------~------------~----~---- - • . ... - - ... .. - -- 898 1 1 1 CONGResO VENEZOLANO DEl SALUO PUBLICA En lo que se refiere a la distribución por grupos de edad, notamos que del total, 12.181 ( 4G$&#39;Q ) e&tán pol· debajo de veinte años de edad, correspondiendo 6.498 a las formas Lepromatosa o Dimorfa (bS,S%) y 5.688 a las formas Tuberculoide o Indeterminada · ( 46,7) , hecho é.ste que 4 nuestro entender t iene su importancia si reeord.amos que en dichas edades se es más suceptible de adquh-ir la lepra. Cuadro N• 7. REACCIONES DE MITSUDA Y MANTOUX EN CONTACTOS CON REFEREN CIA A LA FORMA DE LA FUENTE DE CONTAGIO LEPROMATOSA Y DIMORFA EN VENEZtmLA PARA EL 1• DE JULIO DE 1956 LF.PJtOM A TOS1\ 10-LJ~0-29 ).&#39; 0-~ UJMORFA - ~fiTSUD.L _ ~ di!-sobrE> ,. tQtnl &#39;28.9 IO.J - 608 2<13 + r.:zG +~nt; -l "* t~98 l .OCS ; f ¡,;o :nG 1 llANTO UX 1 - ~¡. d~sobrc •·1 tawi g~,G !17.2 - .l...a78 1.078 ; ltiG 818 ++ 4G lfi2 +-=·+ 9 13 ..t..-t+• 8 IS % general de sobre el t{)ta) Mitsuda . . . Mantoux .. . ó,!98 1 :,.17 &#39;;S!) 2tl 54,11 M!l 2·lS 181 !! !l 1 -1- - 6.~ 5.4 6.4 7.0 63 46 34 17 l&#39;i6 1M 99 31 501 ·17S S2S 178 lti!l ! 188 i&#39;S 17 44,3 4.!,6 all,u 41,6 llOQ 214 141 70 186 143 99 25 167 12.3 !18 61 Jñ 15 • 10 6 !) 7 !) 1 • (1114/8519) 100: 13,1 (8852/6066) 100: 80,0 3.1 a 1J &#39;iO !1 36,9 ~S 14 26 2 - 7.7 ?- 1 20 3 42,8 {l 2 10 - - ALGUNOS ASPECTOS DEL PROBL&I\1A D~ LA LEPRA 895 Cuadro N9 8. REACCIO. NES DE MITSUDA Y MANTOUX EN CONTACTOS CON REFERENCIA A LA FORMA DE LA FUENTE DE CONTAGIO TUBERCULOIDE E INTETERMINADA EN VENEZUELA PARA EL 19 DE JULIO DE 1956 1 l&#39;URERCUl;OJDE 1 1 E 0-9 1 0- l g 2ll-i?9 30-39!•W-49(50-59¡1i0-U!l 70-7!1 fNDt:l&#39;flt M1 ~AOA -- l -MITSUDA tJ,. dt&#39;-sohru <.&#39;1 lota 1 31,&#39;7 10.6 - b13 1 1!)6 + &28 4Gd 1 50 l 1 9:H t 1 1 80 l tH • 1 M.JU~TOVX &#39;/e lic·sobt·c el total 85,!) "13 , . ~ - 1.238 l.lllli 1 1 ! SO 2&#39;> 1 ++ 52 98 1 .... ..1--1.. • 14 2-7 .J.+++ -·¡ % general de sobre el total Mitsuda . . . Mantoux . . 10 . 7,2 73 ~í3 GS9 122 1 :;s,o ( 447 1 ~05 !J:l 16 10 1 l 1 5,0 6,2 5d &#39;7,4 39 ll 29 21 149 27 1 1 u 61) ·190 9S sas 1&#39;64 1071 -12 68 20 1 ·18,11 •10.0 ~2. 1 44,6 JUG ;,2 IS •• 103 1 168 39 128 66 l2G 2ti !17 li7 15 o u ~~ 5 17 10 ld - ( 891/6894) 100: 18,9 ( 3457/6178) 100: 66,8 6.8 &#39;1 27 60 g 1 68,3 .u 11 8 - - 80 Y+ 9,1 2 10 10 - 86,7 18 1 2 -- En los cuadros 7 y 8 as{ como en las gráficas 6, 7, 8 y 9, se e.st.udia el resultado de la lepromino-reacción y del Mantou.x según los diferentes grupos de edad y la fonna de la fuente de contagio. S96 1 COl&#39;GRESO Vt:NEZOL\ NO I>E SALUD J>CnL!CA En lo que se refiere a la leprom}no-reacción o Reacción de ltf itsuda para el grupo <le O á 10 años, cuya fuente de contagio es de forma Lepromatosa o Dimorfa, podemos obServar que existen 608 negativos frente a 1.493 positivos lo que representa un 28,9% de negatividad. En los grupos decenales sub-sigui~tes el porcentaje de los negativos va siendo menor, salvo en lo.s último!l grupos de edad cuyas pequeñas fluctuaciones se explican por el pequeño número de observaciones. Teniendo en cuenta que la reacción de Mitsuda es expresión telativa de resistencia antileprosa., el descenso en los porcentajes señalados es fndiee de aumento de dicha resistencia a medida que los grupos aumentan en edad. Un hecho similar se puede observar para los contactos de Tuberculoide o Indeterminada. El por cenl.aje general de negativos sobre el total es de 1&#39;3,1 para el grupo Lepromatoao y Dimorfo y de 13,9 con Tuberculoide e Indeterminado y una media de 13,4%. Si se compara. la cifra 13,4 oon el que obtuvimos en experiencia ya publicada, véase Jnternat ional Journal of Leprosy. Vol. 22 - 1954 - (308- 310) en la cual encontramos un 16,2% de negativos en población genera l de Cocos leprógenos observamos una diferencia de 2,8 que probada por los métodos estadísticos usua les resultó ser altamen~ significante. En lo que respecta a la l"%cción de Mantoux para los ¡;rrupos Lepromat.osa~ Dimorfa - Tuberc.uloide e Indeterminada, observamos en el grupo de 0-fO años un Bf>,6% de r.egat ividad para los primeros y de 85,9% para los segundos, y un poréentajo general para todas las edades de 63,5 y de 66,8 .respectivamente, ci!ras éstas próximas a las que hemos encontl&#39;ado en población general del medio rural. El ealudio de la concordancia o discordancia de las reacciones mencionadas así como de sus modificaciones bajo la influencia de la vacunación BCG será motivo de una futura investigación. JNVESTIGACION INMUNO-BIOLOGICA Y VACUNACION BCG. En la lucha antileprosa moderna tiene lugar resaltante el estudio de la resistencia frente a la lepra tanto de los contactos como de la población general de las "áreas leprógenas". La población Infantil de dichas áreas en el país, muestra por las i nve~tigaciones realizadas, un gradCJ elevado de susceptibilidad frente a la infección por el MBL. En materia de vacunación BCG es un hecho cient!Ci camente comprobado, que además de la acción profiláctica antituberi:ulosa, positiviu la lepromino-reacción, índice de resistencia antileprosa. / - ~., • • Por otro lado, la experiencia acumulada por la División de L~ra. durante los últimos si et~ años, nos ha llevado a la conclusión de q&#39;ue uná persona sometida a r lesg() de contagio adquiere un elevado grado d~ N sisteneia antileprosa, despu~s de ser vacunado con BCG anualmente durante un pcrlod.o de cuatro afios seguidos . • Las investigaciones aquí mencionadas fueron la base cicnUfiea para establecer el plan de vacunación masivo de la población rural de las áreas leprógen&ll del pals. En dich&#39;> plan actualmente en desarrollo se realizan dos tipos de vacunación BCG: a) Vacunación BCG masiva a la población ge.neral de las áreas leprógenas, a un r itmo delna vacunación masiva por área cada 4 ó 5 ai\os ¡ b) Vacunación anual durante un periodo de 4 aflos seguidos a la población de O á 15 aflos de focos lepr6genos en los: Estados Trujillo, Táchira, Mérida, Lan., Zulia, Apore y Nueva Esparta. • ALGUNOS ABl&#39;ECTOS OCL PROBLEMA DE LA lEPRA REA~ l ONES DE MITS&#39;JI>A W ~N&#39;!&#39;ACNS tr. t.r:?R:. ltl&#39;ltOI!A:N>SA Y UUIO!U&#39;t\ OIUt.f<lf,<DAS tr( Vtti!:Z\11:1.1. Y t:Cr&Ctl":CJ.DJS POF O!ltl&#39;OS &#39;:lE J:W..D~ t>IIIU.SiE ::L nrc~:H:> 19t7-1956 NO t!a r-oae~1~[! ~ttt • 1250 12\10 lODO o ~ o ,. ( ~ \. • 1 • 1 1 , • 1 • 1 • 1 - _. .... . • •, , • &#39;• ..• • . • f 10 &#39; 1 20 • &#39; . &#39;• &#39; &#39; • • • • -- 1 )Q &#39; &#39; • &#39; • &#39; • • &#39; &#39; ~ ... ... • -.. - - • .. 4. • &#39; ... . ·~ ~ ... - l 1 ¡. • ~ 1 40 50 60 70 C ruPQ~ do edAI!tll l"If!nd.t l eDco1ón S. MltDuda r,•r.o. t.\ va • ~OQCC16r, ~e IUtsud¡ • 1 - - - ;.ea.cc16n de IUtaudR H 1 -.. -.- l!oacc:16n ~~~ KHaudo 11· &#39; • • • •• &#39; .. • ) S t ( . eo t 90 898 • RlUCCIOles DS K!TSllDA ID< C<lnTAO&#39;IOS L&#39;t t.Ef!A TUS~IltOlDB E ~~ 09SOOADAS z:N V9."6ZI!!LA. T !:S~tF&#39;.ICAllAS RJ\ G!UIK5 m: !D1.W.S D!Mt\&#39;ti: EL IE::EN.O 19·l7-19S8 190 11 .. rucc16ee - 1000 ~------------------------------------------~ 800 tOO ., ( r 1 1 1 1 1 • ~ t - . ... 1 - • • •• •• • •• &#39; • \ ,. \" • &#39; 1 • • • ..... &#39; \ • &#39; • • &#39; &#39; • &#39; .. • &#39; • • &#39; • \ • ll;rand.a Role e loo tle MJ te «!A oega t.lva : - · - P.-~o~:ct6o d" ~u-oda • , ~ R<>.v:a16n d• Ki ieu:La ~ • • • - - Ro~oióel <le lütaud4 ~-+• : • .. Por los planes mencionados de aplicación de BCG, actualmente son vacunados anualmente por los Servicios Antlleprosos alrededor de 200.000 personas de la población ~neral, as[ como 180.000 personas entre O á 15 años de edad dt áreas Jeprógenas lo que hace en total alrededor de 380.000 vacunaciones annAlt>~. 899 FUTUROS PROYECTOS. Extender las actividades epidemiológicas y de control de campo a los Estados Yaracuy, Monagas, Portuguesa, Falcón y Carabobo, donde pequeñas investigaciones ya 1·calizadas han demostrado la existencia de focos l.e grógenos de importancia . Ampliar la vacunación BCG a toda la población de O á 15 años que vive en focos • lepr6genos del país; dicha población llega a la cifra aproximada de 1.200.000 personas. ~t..u·ofi&#39;M o• """"&#39;<P"• ,. ~&#39;•ct~J ce .._CJI:&#39;&#39; lc~\.Ow t C "·&#39; &#39;&#39;-• t!.!.S 4-ru-ut1 ,.. ...".f.&#39;.l"..&#39;&#39;.t&#39;..,..l • - t ·~·ec 1 •1to&#39;l.s&l "&#39; ... .. lt•&#39;·l~ ! P &#39;fJt:_•_: ..... ., .. 1 &#39; 1 1 tJil\J--., • 1 &#39; 1 lA~&#39; • • -.. •• • •. . - • , .. _ ._ .. .- ,. ·- -..... ~ ... .·, / .,· .-. .,.. ....., (;, .. , •. ~· ·l··· . LJ.ua:~ , ~ •• u:• " ti• -. ... a.. • • • ,,,,, , lt••u••• 4• ifut•• ,....~........ , . .., ............ 1i 6 •• ._. ~ ••• P•uce • .t. • • ~t•&#39;P• • ••• • • • • ---- • 900 1 CONGRBSO Vf:N&ZOLANO O& SAL\11) PUBLICA • • II&#39;IJCcftN• Ct Y.AtUGM• .,. t~l•ttO &#39;o~ ~f!f&#39; t 1&#39;vtt- ~N1ehH • lfWtt•etlltl l&#39;!&#39;lllt o"""&#39;•t.M\ . , &#39;"""&#39;""&#39; • r t.lll«ltlc..&;M&#39;\ .l" oO~~"WrH1 , tllflt.Je&#39;l " ...... .. , .... 4&#39;"""&#39;0 lt•&#39;·19&#39;h • u •w.t1!.! 141)0 ...... lmcl ""l 1 o . o ........ ......... . •...L.:.•.• ).f. .. ... ... -- ,., ....... . . ,. •.. ... . ....... . .. .. ... ,,_, • • • ..... ,. .......... . •• •••• --- - ----- NUEVAS IDEAS. Dado el carácter proeponderante rural de nuestra actividad, se podrían utilizar los Servicios Antileprosos para intensiCicar las labores de propaganda sanitaria sobre una serie de endemias que atacan preferentemente dichas áreas. Además no escapa • a nuestro criterio que actividades sanltorias de otra naturaleza tales como son: vacunación antia.marHica, antivari61ic.a, ec podrfan realizar de manera s imultánea a la~; nuestras. ALGUNOS ASI&#39;f_&#39;;,CTOS O&L PROBLEMA DE LA LEPRA 901 Exist iendo además en el medio rural poco accesible, fows endémicos de Leishmaniasis, micosis profundas y carate, ningún organismo mejor que la División de Lepra a través de sus Servicios Antileprosos eon gran capacidad de penetración rural, podrfan hacer la Investigación epidemiológica de dichas afecciones, as! eomo aplicar las medidas necesarias de control. RESUMEN&#39; Y CONCLUSIONES El presente estudio abarca algunos aspectos del problema leprológico en Venezuela. Consist ió fundamentalmente en la exposición de la doctrina de lucha antile· prosa que ha venido a plicándose en el pais desde l94G, año éste en que fue creada la División de Lepra del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social. • Los datos estadísticos sobre enfermos y contactos fueron extraídos de 103 respectivos del Regi8tro Central. Huta el l&#39; de Julio de 1956 existlan 8.732 casos de lepra conocidos. En lo que se refiere al porcentaje de casos tipos se encontró que un 48,7% correspondlan a las íormas Lepromatos.a y Dimorfa y un 51,3% a las formas Indeterminadas y Tuberculoide. ~ Frente a algunos Estados con indice de prevalencia elevado, y donde la investigación epidemiológica se ha hecha a fondo, existen otros donde dichos índices son mcnor l&#39;S pero cuya comparación con los primeros no se puede hacer debido a que la investigación epidemiológica se ha heeho en pequeña escala o no se ha hecho del todo. Teniendo en cuenta el porcentaje de casos tipos 48,7% para las formas Lepromatosa y Dimorfa, así como la elevada prevalenciá por 1.000 habitantes de muchas zonas, consideramos que la lepra es un problema sanitario de importancia. En lo que se ref iere a los cont&c:tos el estudio abarc6 la cifra de 26.758 registrados en el Archivo Central respectivo para el t• de julio de 195G. Dichos contactos se estudiaron en relación a la fuente de contagio, a la forma domiciliar y extradomic.iliar, asl como también en relación a las pruebas leprominicas y t1.1bercu Hnicu. Se considera que siendo el BCG una medida preventiva no sólo antituberculosa sino también antileprosa, hecho éste comprobado por la.a investigaciones reali:r.adas en el País, consideramos que su extensión especialmente a toda la población de 0-15 años de los focos lepr6genos es una medida impostergable, mucho más si se tiene en cuenta que dieho plan 1!6 de muy bajo eosto debido a que ya se tiene la organización básica capllz de realizarlo.
  Ediciones > Año 1957 > Artículo No. 1
Fundación Jacinto Convit - RIF: J-40111708-2
E-mail: admin@jacintoconvit.org
Caracas - Venezuela
Desarrollado por: